CABEZÓN DE LA SAL
Cabezón de la Sal es un municipio español de la comunidad autónoma de Cantabria, y una villa de dicho municipio, capital del mismo. Cabezón de la Sal está situado en la hoz de Santa Lucía, horadada por el río Saja paralelamente a la sierra del Escudo de Cabuérniga.
El término municipal limita al norte con los de Udías y Alfoz de Lloredo, al sur con Ruente y Mazcuerras, al este con el de Reocín y al oeste con Valdáliga.

HISTORIA
A parte de una prehistoria rica en acontecimientos, hace 2000 años el pueblo cántabro se componía de muchas tribus cada una de ellas viviendo en una zona de su geografía. Parece ser, según varios historiadores, que la tribu que habitaba el antiguo valle de Cabezón y los alrededores fueran los salaenos, nombre que deriva del topónimo “salia” (posiblemente, el río Saja). Esta tribu cántabra se extendía por el cauce del río saja desde la actual Cabuérniga pasando por el valle de Cabezón hasta la zona de la actual Torrelavega.
En la Edad Media aparecen las primeras referencias a la palabra “Cabezón” y la existencia de un territorio ligado a esta localidad. En documentos escritos medievales aparece este topónimo o palabra con algunas variantes Cabezon (817), capeçone (1098), o Kabezone (1102), sin el adjetivo “de la sal”. Mil años atrás la aldea entonces de Cabezón es nombrada ya como “alfoz” en algunos documentos. Esto es el siglo XI. El alfoz es como se llama a un territorio superior a una aldea. Hasta el siglo XIII el alfoz de Cabeçon se extendía hasta el mar por lo que era mucho más grande que el municipio actual, abarcando Caranceja, Barcenaciones, Toporias y Cóbreces. A fines del XIII vuelve a las dimensiones con que ahora lo conocemos.
No hay unanimidad sobre el origen del término que define el nombre actual de la villa de Cabezón de la Sal.
Se dice, por un lado, que el término Cabezón deriva de “Kapezone”, que se remonta a la época en que los romanos dominaban Cantabria siendo una palabra que significaba “medida”, palabra propia del Imperio Romano y utilizada para la compra-venta de sal, aunque también algunos defienden el término “cabezo”, que es un cerro o montaña como los que rodean la orografía del valle. Pero sí tenemos seguro el término que acompaña a “Cabezón”, que no es otro que “de la sal”. Aquí sí es fácil deducir de dónde proviene y porqué le pusieron ese nombre tan “salino”.
La sal es la única roca mineral comestible por el humano y es posiblemente el condimento más antiguo empleado por el hombre. La sal representa desde tiempos inmemoriales una forma de vida y de economía para este pueblo. Ya Estrabón, el historiador griego del siglo I a. c. habla de la salinas del norte de hispania diciendo que “su sal es púrpura, pero blanca una vez molida”, algunos historiadores como García y Bellido, dicen que alude a la sal de las minas de Cabezón. Cabezón de la Sal se encuentra asentado sobre un gran yacimiento salino antaño explotado mediante la inyección en él de grandes cantidades de agua. Al salir ese agua del subsuelo salía con sal y posteriormente se separaba del agua calentándose al fuego para su evaporación y decantación. Es a partir del siglo X cuando empezamos a tener muchas noticias de la explotación minera en Cabezón de la Sal, documentado en ese siglo en Carrejo y Vernejo.
En 1499 el valle de Cabezón se suma al llamado “El pleito de los valles”. Es decir, 9 valles que protestaron ante el rey contra el Duque del Infantado porque los habitantes de estos valles decían que solo tenían que depender de los reyes y de nadie más, oponiéndose a su dominación ya que se atribuían derechos que pensaban eran solo del rey. Eran: Camargo, Piélagos, Cayón, Penagos, Villaescusa, Reocín, Alfoz de Lloredo, Cabuérniga y el propio Cabezón. En 1553 la Real Chancillería de Valladolid les da la razón con una sentencia favorable en la que se dice que la justicia en esos valles solo corresponde al rey, es decir consiguieron su condición de realengo.
En 1630, Cabezón pasa a integrar la llamada Provincia de los Nueve Valles, creada por Felipe IV, y origen de la futura provincia de Santander, en el siglo XVIII



QUE VER
PALACIO DE LA BODEGA
Nos encontramos ante la típica Casona-Palacio escudada. Construida a finales del siglo XVIII y perteneciente a la familia de los Ceballos. La fachada principal responde a la estructura de este tipo de construcciones: hermosa portalada de tres arcos de medio punto, pilastras adosadas al muro y en la parte superior con forma de tímpano un escudo blasonado, perteneciente al linaje de los Ceballos.

IGLESIA DE SAN MARTÍN
Esta es una iglesia dedicada a San Martín como su nombre indica, y de estilo Barroco-Montañés, construida en el siglo XVIII.
Nos encontramos con el pórtico sur, que es más que nada, una entrada realzada con portada de arco de medio punto y sobre él un tímpano y hornacina en el centro con la imagen del Santo. El pórtico norte responde a la misma estructura.
En el interior dispone de tres naves y bóveda de nervios complicados. El retablo mayor cuenta con tres calles, y en la central hay una escultura de bulto redondo que corresponde a San Martín.
En las naves laterales hay dos pequeños retablos dedicados a la Virgen del Carmen y del Rosario respectivamente. Destaca en la parte derecha la pequeña capilla dedicada a la Virgen del Campo, patrona de la Villa.

PARQUE CONDE DE SAN DIEGO
En 1901 se inauguró esta casa según planos del famoso arquitecto Salaberri y para Don Eugenio Gutierrez González, Conde de San Diego, médico de la Real Cámara y miembro de la Real Academia de Medicina.
La casa se aparta totalmente de los conceptos tradicionales de la casa típica montañesa. Se intentó buscar la funcionalidad de una casa de descanso siguiendo el estilo centroeuropeo. En esta se hicieron habituales todos los veranos las visitas de los Reyes y de las Infantas.
Donada para el pueblo por los condes desde el año 1981. Actualmente en la casa se realizan la mayoría de las actividades culturales, exposiciones, talleres de pintura, conferencias…
La finca se ha convertido en un parque municipal con su correspondiente bolera y curiosas especies de árboles importados

MERCADO TRADICIONAL
Tiene lugar todos los sábados en el centro del pueblo, y en el se pone en venta desde artesanías y antigüedades  hasta productos típicos de la tierra y productos de la huerta.

CENTRO DE ESTUDIOS RURALES DE CANTABRIA
Se creó el 14 de Octubre de 1.987, mediante la firma de un convenio entre la Universidad de Cantabria y el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal.

POBLADO CÁNTABRO Y MONUMENTO A LOS ARTISTAS CÁNTABROS
Torre de diseño muy actual, desde la que se puede divisar toda la villa. Es el punto cumbre de un parque dedicado a los artistas cántabros, en el cual podemos encontrar esculturas de seres de la mitología cántabra: anjanas y ojáncanos.

MUSEO MOLINO DE CARREJO
Es el primer molino de río de Cantabria que con visita guiada permite contemplar el funcionamiento y razón de su existencia.
En el interior del Molino de Carrejo podemos contemplar cómo era un molino fluvial de maíz en Cantabria durante el siglo XVIII.

MUSEO DEL CALABOZO DEL REAL VALLE DE CABEZÓN DE LA SAL S.XVIII
Tiene sus orígenes en el siglo XV cuando el linaje de Leonor de la Vega, propietaria de las Salinas, construyó esta edificación para consolidar el control del territorio. Además de esta función, desde la Alta Edad Moderna hasta los siglos XIX-XX fue sede del Ayuntamiento, de la Audiencia y de la Cárcel del Real Valle de Cabezón de la Sal.
Podréis contemplar el cuarto del alguacil y el calabozo propiamente dicho, con su bóveda de cañón rebajado y muros de tres metros de grosor. Dispone además de objetos de la época: varios grilletes, la puerta del calabozo de clavos, el farol restaurado de la Comarca Foramontana, la mesa del escribano, la alacena de clavos… “El Calabozo” se encuentra situado en la planta baja del Edificio “La Torre”, en la Plaza Augusto G. Linares.

MUSEO DEL TRAJE REGIONAL
Un paseo por este museo nos evoca las tradiciones rurales de antaño. Cuentan con más de veinte muestras de los diferentes trajes de cada comarca de Cantabria, cada traje tiene una identidad propia y anécdotas asociadas.
Estas obras de arte hechas a mano reproducen los trajes de finales del s. XVIII y principios del s. XIX, nos recuerdan como era la forma de vida de estas gentes sacando el sustento de los frutos de la tierra, cultivando el folklore al son de pitu y tambor.

MUSEO DEL ARTE TEXTIL
Exposición de las diferentes fases por las que pasa una prenda hasta su acabado, desde el algodón al pantalón. Permite aprender cuál es el proceso desde que la materia prima entra en la fábrica directamente de la planta hasta que se convierte en la tela elaborada que compramos.

ESCUELA DE COMERCIO
Edificio de planta rectangular, construido en 1901, con dos módulos adelantados a la fachada principal, configurándose el espacio de acceso en forma de “U” abierta. Se eleva dos alturas en el módulo central y una en los anejos, todos con pequeño altillo.
El aspecto gótico del conjunto se debe a los elementos ornamentales y no a los funcionales o puramente arquitectónicos; los falsos rosetones lobulados, los pináculos prismáticos sobre los hastiales y el remate de éstos en forma aterrazada, contribuyen a la evocación de aquel estilo.

BOSQUE DE SECUOYAS
Un bosque de más de ochocientas especies del reino de las plantas, un árbol de la Costa Pacífica de Norteamérica que acaba en la Costa del Mar Cantábrico.

FIESTAS Y TRADICIONES
Las fiestas más importantes celebradas en nuestra comarca tienen lugar en Agosto en honor a Nuestra Señora la Virgen del Campo.
Cuenta la tradición popular y una leyenda, que una imagen fue descubierta por los cuernos de un toro cuando se disponía a beber agua en un bebedero. Así esta imagen fue acogida como patrona de Cabezón de la Sal; la tradición de la celebración de esta fiesta se remonta a la reconquista española, celebrándose el 13 de Agosto.
En este mismo mes se celebra el “Día Regional de Cantabria” (Día de la Montaña), que nace en 1967 ante la idea de programar una jornada dedicada a la exaltación de las tradiciones folklóricas de la provincia. En 1972 es declarada fiesta de interés turístico nacional, y considerada como una de las mejores fiestas populares con que cuenta el calendario turístico regional de Cantabria.
La fiesta consta principalmente de cuatro espectáculos celebrados a lo largo del día: folklore, deportes cántabros (bolos y arrastre vacuno), exposiciones de artesanía, productos gastronómicos y cinegéticos y por último, concurso de carrozas y la “Pasá” de las cabañas tudancas.
Festejos Cabezón de la Sal
2 de Febrero: Las Candelas en Casar de Periedo.
9 de Marzo. La Castañera en Vernejo.
29 de Junio. San Pedro en Carrejo.
31 de Julio: San Ignacio en Cabrojo.
Segundo domingo de Agosto. Día de Cantabria. (Fiesta de Interés Turístico Nacional).
5 de Agosto. Ntra. Sra. de las Nieves en Cabrojo
6 de Agosto. San Justo y Pastor en Casar de Periedo
10 de Agosto. San Lorenzo en Casar de Periedo
13 de Agosto. Ntra. Sra. Virgen del Campo. Patrona de la Villa (Fiesta Local)
16 de Agosto. San Roque en el Bº de la Pesa.
16 de Agosto. San Roque y la Rueda en Bustablado y Duña
Domingo siguiente al 16 de Agosto. San Roque en Periedo.
24 de Agosto. San Bartolomé.
30 de Agosto. Los Santos Mártires. Bustablado
Primer domingo de septiembre. San Sebastián en La Venta. Ontoria.
12 de Octubre. El Pilar en Las Casucas.
11 de Noviembre. San Martín. Patrono de La Villa. (Fiesta Local)

GASTRONOMÍA
La tradición culinaria del valle de Cabezón de la Sal se basa en dos pilares esenciales: la calidad de los productos, dada por la frescura y abundancia de los ingredientes, y la sencilla elaboración de los menús.
Entre los platos más característicos citaremos el chuletón de vaca tudanca, el cocido montañés, las alubias con codornices, el lechazo al horno, y los guisos de trucha, salmón o venado.
Como colofón de postre cabe destacar la leche frita, el arroz con leche, queso de oveja, cuajada casera y por supuesto los acreditados dulces conocidos como “Palucos de Cabezón”

ARTESANÍA
Cabezón de la Sal, villa bañada por el Río Saja, rodeada de montañas y en plena “Ruta de los Foramontanos”, es sin duda uno de los enclaves artesanales de Cantabria.
En el municipio de Cabezón de la Sal existen gran número de talleres y fábricas dedicadas a la elaboración y transformación de la madera. Estos están distribuidos en distintos puntos de la localidad, unos en el mismo centro, y otros en los alrededores.
En todas las fábricas de este tipo se llevan a cabo los trabajos de ebanistería, gozando estos de una larga y prestigiosa tradición, tanto en la provincia como en el resto de España.
Tambíen hay que hacer mención, a la gran tradición de canteros, con que cuenta la Villa y buenas muestras de su hacer jalonan, las portaladas de las abundantes casonas de la zona.


EVENTOS

 

 

LINKS
AYUNTAMIENTO
http://www.cabezondelasal.net/
TURISMO DE CANTABRIA
https://www.turismodecantabria.com/

Sobre nosotros

Web dedicada al turismo y restauración

Contacto

info@gastroparadise.es